sábado, 29 de julio de 2017

Barcelona y Real Madrid protagonizan el partido del Verano


El Hard Rock Stadium, la casa de los Miami Dolphins, acogerá el primero de los tres Barça-Madrid del verano. Y es que entre el 13 y el 16 de agosto, ambos equipos volverán a medir fuerzas con la Supercopa de España por medio. Valverde podrá hacer las primeras pruebas de cara al debut oficial y sólo tendrá las bajas de Rafinha y Gerard Deulofeu, lesionados, y André Gomes y Marc-André ter Stegen, aún de vacaciones.

Uno de los grandes alicientes del último partido de la gira será ver en acción futbolistas como Carlos Aleñá o Sergi Samper. Valverde ha sido generoso con los futbolistas de la cantera y esta madrugada tendrán otra oportunidad para ganarse un lugar en el primer equipo.

El Real Madrid llega al clásico con dudas tras caer estrepitosamente contra el Manchester City de Pep Guardiola. "No nos gusta perder aunque el resultado no es importante. No estoy contento con la derrota pero no hemos hecho un mal partido ", aseguró Zinedine Zidane tras el 4-1 contra el City. El resultado es casi anecdótico pero el Madrid debe acelerar para llegar en condiciones al 8 de agosto, cuando se jugará la Supercopa de Europa con el United.

Un Barça-Madrid es un antónimo de lo que supone un partido amistoso. La rivalidad entre los dos equipos está tan consolidada que la afición no digerir una derrota sin plantar cara. Valverde ya ha demostrado que está en sintonía con los jugadores y la gran incógnita será saber qué hará con Neymar, que abandonó el primer entrenamiento en Miami antes de tiempo tras un rifirrafe con Nélson Semedo.